2018 un año que disparó alarmas

Por Bioq. Esp. Silvia Zamory – Presidente del Colegio de Bioquímicos de la Provincia

Estamos terminando (al fin) un año en el que los Bioquímicos debimos argumentar fuertemente la defensa profesional y que nos impuso, en ese sentido, la  obligación de reflexionar sobre nuestro perfil.

Iniciamos 2018 en enero con campañas de testeo de VIH que se estaban organizando en todo el país sin la debida articulación entre los sectores para que se  cumpla la obligación de la presencia de Bioquímicos supervisando las tareas. Trabajamos en esa dirección con los colegios integrantes de Coordinadora y en  nuestra provincia tuvimos un importante acercamiento a los programas VIH provinciales y municipales para apoyar las acciones de prevención con presencia de  Bioquímicos tanto del sector público como privado.

Mediando marzo enfrentamos la publicación de la resolución del CIN 1254/18 que modificó las actividades reservadas en su enunciación, para la totalidad de las profesiones que integran el artículo 43 de la ley de Educación Superior. Se generó un espacio de diálogo desde el Ministerio de Educación de Nación, espacio en el que se fueron presentando las observaciones que realizamos desde los Colegios a la nueva disposición.

Entre tanto, contuvimos innumerables dudas, conflictos y propuestas respecto de diferentes aspectos del ejercicio profesional. Intentamos no impactar  fuertemente la economía de nuestros colegas aplicando los índices de actualización de matrículas y trámites por debajo de lo que la fórmula aprobada a tal fin  indicaba. Hicimos rendir nuestros recursos ampliando espacios en la sede, brindado más confort y remodelando el frente de la sede.

Promediando el año fuimos testigos de declaraciones muy duras y altamente injustas que provenían directamente del rector de nuestra UNC en relación a la  profesión Bioquímica. Una vez más el Colegio junto a las instituciones gremiales salimos a responder y a defender enérgicamente lo que en realidad es una  evidencia indiscutible.

Mucho nos hemos preguntado a partir de ese momento y en todo el país en cuanta reunión profesional hubiera, qué debemos mejorar para que nuestro perfil se  haga más visible en toda su enorme magnitud. Muchas ideas han surgido, pero hay una que atraviesa a todas con intensidad, los Bioquímicos debemos salir un poco más de nuestros laboratorios para interactuar con el sistema de salud. Aprovechar la ventaja que la tecnología nos proporciona para desplegar nuestros conocimientos allí donde podemos colaborar aún más con las decisiones médicas.

Fue un año de intensa capacitación a través de múltiples actividades, en la sede, transmitidas vía video-streaming y presenciales en el interior de la provincia. No  es casualidad que hayamos reforzado la agenda. Es nuestro objetivo brindar el espacio necesario donde podamos fortalecer la actualización y construir  herramientas para enfrentar la imposición de un modelo que es falso. Bienvenida toda la tecnología que nos ayude a ampliar la oferta de determinaciones para la  salud de la sociedad, eso nos fortalece y amplía aún más los horizontes.

Tenemos en la actualidad innumerables frentes de trabajo. La vinculación con las unidades académicas que ha dado muy buenos resultados de integración sobre  los cuales construir además un perfil de estudiante que comience a visualizar la realidad antes de sus egresos.

Las actividades interinstitucionales, que tuvieron un eje muy importante en la revaloración del Gran Acuerdo Provincial (GAP) para la defensa de los convenios colectivos con las obras sociales alertando sobre las consecuencias de violentar los mismos, con la afectación de la totalidad de los colegas como resultado.  Trabajaremos fuertemente en esta defensa.

2019 será un año en el que buscaremos en nuestras autoridades la voluntad política para conseguir las mejoras que aún están pendientes. Así como festejamos  que nuestros colegas contratados ingresen a la planta permanente, también solicitamos a las autoridades que se cumpla la carrera sanitaria que la ley 7625  indica, posibilitando así los ingresos, las categorizaciones y los ascensos.

Seguiremos apoyando las residencias Bioquímicas con la beca que todos los años el colegio financia para algún joven profesional que apruebe el examen único del Ministerio de Salud.

Continuamos con la participación en las comisiones de FEPUC, ámbito que nos permite trascender nuestra profesión y trazar estrategias de posicionamiento  interdisciplinario para el fortalecimiento de los profesionales en la comunidad.

Hacernos visibles ha sido un objetivo que se construye con diversas herramientas. Una de ellas es el micro radial que estamos sosteniendo quincenalmente en Radio Mitre, con la finalidad de hacer llegar a la comunidad en general recomendaciones para la prevención y promoción de la salud. Gracias a todos los colegas  que se han sumado a participar en esta actividad.

Nos espera un año que seguramente traerá nuevos desafíos, dificultades y la continuidad de procesos que iniciamos en este que termina. Lograr una  reglamentación más justa y actualizada para la autorización de laboratorios es nuestro principal desafío. Nos encaminamos hacia una asamblea extraordinaria, proceso en el que todos tendrán posibilidad de participar. Ayudar a los colegas a tramitar sus obligaciones ante Rugepresa o en relación a residuos peligrosos,  intentado facilitar y lograr acuerdos más convenientes, está también en nuestra agenda inmediata.

Nuestra filosofía de gestión es trabajar sin descanso. Intentar los mejores resultados. Convencer a los colegas que esto es un espacio común y que mientras más  unidad tengamos y mejor comunicación mejores resultados obtendremos todos. El sistema de salud está en revisión. Se anuncian cambios de paradigmas en un  horizonte próximo.

Dónde nos encontrarán estos cambios depende de nosotros. Cuánto podamos incidir con nuestras opiniones calificadas en el área depende de que aunemos  voluntades más que nunca asumiendo que la posición de una profesión en el marco de su campo laboral es el resultado de acciones individuales que deben estar  sincronizadas en los mismos principios y contenidas en las instituciones que por ley debemos defenderlas.

Deja un Comentario