Alcances profesionales ¿Una señal de alarma?

Entrevista a la Dra. Silvia Zamory, presidente del Cobico.

(P) ¿Por qué la Resolución 1254/18 del Ministerio de Educación de la Nación ha generado intranquilidad entre los profesionales?

(SZ) En primer lugar porque toda modificación de las actividades propias de los profesionales, sin tener voz ni voto despierta con toda justicia malestar y rechazo. La misma UNC pedirá una revisión de este documento. Los Colegios profesionales de todo el país, con diferentes modalidades que van desde cartas documento hasta reuniones con los rectores de cada universidad hemos venido advirtiendo desde el año 2011 que no se puede soslayar la mirada profesional, tanto en el gobierno universitario como en la gestión del estado. Hasta ahora que la decisión ha sido tomada, aún quedan puntos por aclarar y conceptos para leer entrelíneas.

(P) ¿La resolución implica recorte de las actividades profesionales?

(SZ) En primer lugar y para responder a esta pregunta es necesario aclarar el significado de alguna terminología que hemos utilizado esta semana. Me gustaría comenzar haciendo un breve glosario de las mismas para poder comprendernos mejor:

  • LES: La Ley de Educación Superior (24.521- año 1995) establece que las actividades profesionales para las que habilitan los títulos, son fijados por las Universidades en el ejercicio de su autonomía académica e institucional (artículos 29° y 42°)
  • Alcances del Título: Son las actividades profesionales para las que habilita un Título académico (Art. 42° de la LES) también se utiliza el término competencias para referir a actividades profesionales o alcances. Los fijan las Universidades.
  • Actividades Reservadas: Las define y aprueba el Ministerio de Educación en acuerdo con el Consejo de Universidades (CU). Antes de la LES (antes de 1995) las actividades reservadas se denominaban incumbencias (Decreto 256/94). La LES en el 95 las define como un subgrupo dentro de los alcances y corresponden a aquellas actividades profesionales que ponen en riesgo directo la salud, los bienes, los derechos, la educación y la seguridad. Asume  entonces que se trata de profesiones reguladas por el estado (colegios de ley o Ministerios) cuyo ejercicio compromete el interés público. Es requisito para estas carreras ser acreditadas por CONEAU con los estándares curriculares que garanticen tal formación.
  • CIN-CRUP-CU: El Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) es un organismo de derecho público, creado en 1985 y que nuclea a los Rectores de las Universidades públicas. Su función esencial es la de coordinación, consulta y propuesta de políticas y estrategias de desarrollo universitario y la promoción de actividades de interés para el sistema público de educación superior. Es, además, órgano de consulta obligada en la toma de decisiones de trascendencia
    para el sistema universitario. Junto con el Consejo de Rectores de Universidades Privadas (CRUP) y representantes de los Consejos de Planificación Regional de la Educación Superior (CPRES), integra el Consejo de Universidades (CU) que preside el Ministro de Educación de la Nación.

De más está aclarar que en estos organismos públicos, los profesionales no tenemos ninguna representación (ni voz ni voto).

Por último, en esta breve revisión, creo fundamental recordar que ya en el año 2007 y ante numerosos reclamos por superposiciones de alcances, el CIN (Resol 420/07) resolvió: “Reafirmar, como criterio general y salvo indicación expresa en contrario, que la fijación de actividades profesionales reservadas a los títulos incorporados al régimen del artículo 43 de la Ley Nº 24.521 lo es sin perjuicio de que otros títulos incorporados o que se incorporen a dicho régimen puedan compartir algunas de ellas” Y justificó tal resolución en que, en la actualidad el saber y el conocimiento, son una exigencia social para el desarrollo y el bienestar de las sociedades; ello genera tanto una demanda creciente de formación superior como la necesidad de una cooperación importante entre los distintos saberes y competencias. Que dada la transformación que vienen experimentando las distintas áreas del conocimiento, no resulta aconsejable atribuir el ejercicio de actividades profesionales reservadas en forma excluyente a algunas de ellas.

(P) Volviendo a los recortes, ¿cuáles son sus consecuencias?

(SZ) Cuando en el año 2003 se incorpora la carrera Bioquímica al artículo 43° (Resol. 254/03) el Ministerio de Educación lo hace con la siguiente  fundamentación válida para Bioquímicos y Farmacéuticos:

“El ejercicio profesional de los poseedores de tales títulos compromete el interés público, poniendo en riesgo de modo directo la salud de los habitantes. Los profesionales de las carreras de Bioquímico están reconocidos por el Ministerio de Salud de la Nación como integrantes del Equipo de Salud y que conjuntamente con el profesional médico conforman el Equipo de Atención Primaria de Salud…. Están autorizados a acceder a la Carrera de Salud Pública y a los cargos directivos de establecimientos asistenciales de carácter Nacional, provincial, Municipal o Privado y de los Organismos de Administración de Salud en esos
mismos ámbitos y en el internacional. Estos profesionales actúan en el equipo de salud en la administración, programación, ejecución y evaluación de campañas y programas sanitarios. Intervienen en el establecimiento de normas, códigos, patrones de tipificación y aforo de productos para la salud…”

Estos fundamentos que definen el perfil de nuestra profesión no se han modificado. Siguen tan o más vigentes que como en el momento de su redacción. Es verdad que las actividades reservadas se redactaron en el año 2004 (Resol.565/04) en forma de 13 ítems. Los mismos corresponden a la totalidad de los alcances de nuestra profesión. Ya se ha dicho que, según define el CIN, las actividades reservadas constituyen un subconjunto de los alcances. En la nueva redacción, si bien resulta inquietante ver reducidas las actividades reservadas en número (de 13 a 5) no vemos en esa reducción que se haya recortado alguna actividad propia de nuestro perfil profesional. En la línea de evolución de este proceso ya se había anunciado que al incluir la totalidad de los alcances profesionales como actividades reservadas se estaba vedando la inclusión de otras profesiones al artículo 43°. Las actividades reservadas que se han retirado, constituyen alcances que efectivamente pueden ser compartidos con otras profesiones. Por ejemplo, “Actuar en equipos de salud pública para la planificación, ejecución, evaluación y certificación de acciones sanitarias”.

Esto de ninguna manera pretende ser una defensa de la resolución 1254/18 sino un análisis objetivo de lo que se desprende de ella. La redacción del ítem 3 del anexo 17 de la resolución señala: “Auditar y certificar laboratorios de análisis clínicos” En este punto leemos todo lo correspondiente a asesorar en la determinación de las especificaciones técnicas, actuar como director, asesor, consultor, auditor y perito, asesorar en el proyecto de instalación de
laboratorios de análisis bioquímicos e intervenir en la fijación de normas para su instalación en el ámbito Público y Privado, Inspeccionar, certificar y participar en auditorias de laboratorios de los distintos establecimientos y organismos públicos y privados, municipales, provinciales, nacionales e internacionales, texto que corresponde a los ítems de la resolución 565/04.

(P) Entonces nada ha cambiado?

(SZ) Si ha cambiado, pero la manera en la que nos presentamos frente a ese cambio es la diferencia. Sería ideal que los organismos públicos que deciden sobre las actividades profesionales tuvieran un canal de comunicación abierto y fluido con las instituciones de graduados. La realidad es que no es así y no estamos en sus orgánicas institucionales. Entonces ¿Cuál es nuestra actitud? Defender que nada de esto modifica nuestras actividades profesionales y que de ninguna manera asumiremos que en el campo laboral algo ha cambiado. De ninguna manera. Nuestras actividades reservadas, que representan el núcleo de nuestro perfil profesional siguen siendo las mismas y es el Bioquímico el único profesional habilitado por su título y por las instituciones de regulación (Colegios de Ley) para ejercer la dirección de los laboratorios, con todo lo que eso implica y demanda.

La profesión Bioquímica se encuentra en el umbral de sus 100 años, nadie puede reducir nuestras actividades, nadie puede debilitar nuestro rol profesional. La comunidad Bioquímica ha comprendido hace tiempo que el rol esencial que tenemos en el equipo de salud está dado no sólo por los alcances y las actividades reservadas, que son letra, sino por la construcción diaria de ese rol que cada uno de nosotros hace en su entorno. La fortaleza de nuestra profesión es el alto nivel de conocimiento que traemos de la formación académica, el hábito que tenemos de la formación continua y el aporte a la salud y a la ciencia que a diario hace
cada uno de los profesionales. Este es el punto en el que todos debemos acordar, cerrando filas y defendiéndonos mutuamente.

(P) Los profesionales deben estar en alerta?

(SZ) Creo que sí. Proporcional al compromiso que tenemos con el ejercicio de la profesión es cuanto debemos estar interiorizados y atentos a lo que el Ministerio de Educación decida hacia el futuro. Nosotros acompañamos todos los pronunciamientos en este sentido: Coordinadora de Colegios de Ley, Consejo Superior de la UNC, FEPUC y todo organismo profesional que se haya manifestado. Es tiempo ya de que los graduados seamos escuchados y considerados. Es tiempo ya de que el Ministerio de Salud dialogue más con el de Educación y sintonicen las reglamentaciones. Es tiempo de que nos convoquen nuevamente a las mesas Ministeriales interinstitucionales y cuando corresponda a las interdisciplinarias. Lo que no podemos admitir es que debamos permanecer ajenos a lo que se redacta sobre nosotros.

Por último, hasta ahora tenemos una resolución que modifica actividades reservadas, con las consecuencias ya descriptas. ¿Sabemos si los alcances serán modificados por algún otro procedimiento diferente al que se ha aplicado hasta ahora? La respuesta es no. Y la alerta es mantenerse más activos que nunca a través de nuestros representantes graduados en las facultades y en las instituciones profesionales, porque cuando se evalúen alcances (actividades profesionales) cuando corresponda la re- acreditación de cada facultad, debemos garantizar que todas nuestras actividades se encuentren en los textos. Cuando se hable de “los nuevos modelos formativos” de “los profesionales del futuro” del “reconocimiento de trayectos de formación” debemos saber bien leer líneas y entrelíneas para cuidar a futuro el perfil de nuestra profesión.

Sólo la participación activa y responsable hace esto posible.

Deja un Comentario