Nueva reunión de la Comisión de Jóvenes Profesionales de CoBiCo

Esta comisión se constituyó por la propia inquietud de un grupo de jóvenes profesionales de conocer el colegio por dentro, su funcionamiento. A profundizar sobre las funciones de la institución. A aportar ideas, a buscar una participación más activa en el colegio en relación a la situación profesional y al compromiso que hay que asumir para colaborar a los fines de que nuestra profesión pueda continuar desarrollándose.

La franja etaria determinada es hasta los 40 años, profesionales que en su mayoría trabajan para otros profesionales, en general monotributistas. Otros tienen laboratorios o están iniciándolos con el enorme esfuerzo que eso significa. De esta manera, buscando el apoyo del Colegio para que sea un ámbito de debate de sus problemáticas y poder encontrar orientación y extender puentes, se acercaron.

“Lo que el Colegio se comprometió a hacer es ir brindado capacitaciones en temas institucionales, en temas profesionales y legislativos. Capacitamos en cuestiones que tienen que ver con el entorno del sistema de salud, las definiciones del sistema de salud en Argentina, la interacción de nuestra profesión con otras profesiones, la inserción que tenemos en los equipos de salud. Toda una serie de temáticas que se fueron generando en conjunto entre ellos y nosotros. Entonces nos organizamos de la siguiente forma, una reunión al mes para presentar algún tema en forma de presentación, y luego en la reunión siguiente en forma de taller para debatir sobre el tema presentado y traer las situaciones particulares que tienen que ver con ese tema, es decir lo que cada uno de ellos esta vivenciando en relación a ese tema.” Comenta la Bioq. Esp. Silvia Zamory, presidente del CoBiCo.

La última reunión, el pasado martes 3 de septiembre, se centró en los vínculos laborales que tienen los bioquímicos jóvenes. El planteo mayoritario giró en torno a la realidad de que casi todos prestan servicios en forma de monotributistas, pero que hay una variación muy importante, que alcanza al trabajo de media jornada, jornada completa o guardia, entre los ingresos de unos y otros dependiendo el lugar de trabajo. En relación a este eje se presentaron inquietudes respecto del cumplimiento de honorarios que el Colegio sugiere, y de ese debate se concluyó la necesidad de indicadores reales. “No podemos hablar en función de impresiones o sensaciones, por eso surgió diseñar lo que llamamos un `observatorio de la situación laboral de los profesionales bioquímicos´. Para eso se planteó como herramienta utilizar una encuesta con una serie de preguntas que ellos han elaborado” aclara Zamory.  Esta encuesta luego se envía por mail para que los bioquímicos en ese rango etario puedan contestar por ejemplo si están en relación de dependencia o son monotributistas y rango aproximado de ingresos en las distintas modalidades de trabajo; si son titulares o dueños de laboratorios; etc. En base a esta información se busca armar un estado de situación sobre cómo se encuentran los bioquímicos jóvenes en este momento en el campo laboral y en el campo profesional, incluyendo la relación del interior de la provincia con respecto a Córdoba Capital. La idea es que todos esos datos puedan ser después procesados en el Colegio y brindados a las instituciones profesionales, a la mesa interinstitucional y a los bioquímicos que son propietarios o dueños de laboratorios, con el objetivo de buscar la mejor situación para todos.

También se debatió en el último encuentro la situación de los laboratorios en relación al valor de los aranceles que las obras sociales pagan. Se concluyó que en la medida que esos aranceles aumenten, el dueño del laboratorio puede trasladar esos aumentos a los bioquímicos que trabajan en ese laboratorio. También se reconoció que los aumentos son muy magros y además pagados en plazos cada vez más largos, lo que representa un momento muy complicado ya que difícilmente se pueden trasladar a los honorarios. En definitiva, como afirma la presidente del CoBiCo, “la idea es intentar construir entre todos este diagnóstico para tratar luego de armar un espacio de dialogo y de vínculo entre todos los actores que intervienen en esta situación, es decir en la definición del campo laboral. Nosotros como Colegio, las instituciones gremiales, los dueños de laboratorios y quienes trabajan para esos laboratorios a fin de tender puentes, abrir diálogos y encontrar las mejores situaciones para que la profesión no decaiga, para que no se pierdan puestos de trabajo y sea posible para estos jóvenes desarrollarse en nuestra profesión y no verse obligados, como algunos han planteado, a abandonarla y dedicarse a otra actividad.”

Prensa CoBiCo.

Deja un Comentario