Salud pública ¿Todo vale?

Recientemente el Colegio se ha visto en obligación de denunciar actividades reñidas con las reglamentaciones en algunos casos y en otros con la ética de las prácticas sanitarias.

El 28 de septiembre de 2017 el Consejo de Distrito Sur de Cobico asistió a una audiencia con el secretario de salud y deporte de Río IV Dr. Marcelo Ferrario. En la reunión se presentó la denuncia con documentación probatoria de la actividad: RECOLECCIÓN DE ORINA DE MUJERES POSMENOPÁUSICAS desarrollada por la empresa Biomas S.A. en la ciudad de Río Cuarto. Se expuso la gravedad de la situación, los perjuicios en aspectos bioéticos sobre el donante y sus derechos, también se expuso sobre el potencial riesgo infecto-contagioso para la población por el tratamiento indebido del material biológico puesto en evidencia con documentación probatoria. El 19 de enero contactamos nuevamente para conocer avances de la denuncia, se nos invitó a participar de una reunión con personal del Ente Descentralizado de Control Municipal (EDECOM) para conocer la situación, aún no fuimos convocados a la misma.

 

 

Durante este año nuestros auditores en Río IV han detectado la presencia de un móvil no identificado recolectando y transportando orina humana en condiciones no aptas para el transporte de sustancias biológicas, también se pudo observar que el personal que manipula dicho material se encuentra carente de las medidas básicas de Bioseguridad necesarias. El proceso de recolección se realiza en “bidones” provistos por la empresa que se dejan en la puerta de la vivienda de la “donante” desde donde también se retiran una vez reunida la muestra de 24 horas. De aquí surge que este material queda expuesto en la vía pública sin protección alguna. En entrevistas con personas que proveen el material biológico, las mismas manifiestan que dicha empresa realiza la recolección en forma periódica y sistemática, que no se les solicita firmar consentimiento informado y que en compensación por la provisión de la orina la empresa brinda obsequios a los participantes.

 

Entre tanto, el sábado pasado, se hizo público la clausura de un depósito en Tucumán que contenía mil litros de orina de mujer, envasados en bidones comunes para ser vendidos a un laboratorio en Buenos Aires para su posterior procesamiento en la producción de hormonas. VER NOTA AQ

Dicho depósito fue clausurado porque funcionaba en condiciones insalubres y sus catorce trabajadores precarizados.

Campañas de prevención

En otro orden y durante el mes de enero este Colegio detectó campañas de prevención de VIH en la ciudad de Córdoba que no contaban con bioquímicos en la supervisión (Res. 1340/13 MSAL).  VER MAS

Se tomaron las acciones propias tendientes a resolver el problema en vistas a disponer cada vez, de un mayor número de campañas enmarcadas en las reglamentaciones correspondientes, lo que implica asegurar la responsabilidad profesional durante las mismas. En este camino las Instituciones Bioquímicas de Córdoba hemos iniciado conversaciones con la Secretaria de Prevención de la Salud de la Provincia, Dra. Analía Cudola, quien nos ha recibido con la mejor disposición para generar actividades tendientes a vincular a todos los sectores del ejercicio profesional con las acciones de prevención y promoción de la salud.

Ejercicio ilegal

En el mes de enero y durante las auditorías de oficio propias de este Colegio hemos detectado en la localidad de Arias, provincia de Córdoba, un laboratorio sin autorización para trabajar y una persona a cargo que no cuenta con las habilitaciones profesionales correspondientes. La denuncia fue radicada en los tribunales de La Carlota, al Sr. Intendente de Arias, a RuGePreSa y a todas las entidades bioquímicas y obras sociales a las que corresponde alertar. Nos encontramos todavía a la espera de las acciones de clausura correspondientes, que deben provenir de la orden judicial o del ejecutivo municipal, ya que no es facultad del Colegio clausurar un espacio de ejercicio ilegal que no tiene a un/a bioquímico/a al frente del mismo. Se trata de un delito de orden público, por lo que esperamos del orden público las acciones correspondientes al cuidado de la salud de la comunidad.

En conclusión, el cuidado de las buenas prácticas profesionales es una responsabilidad de todos. Las acciones punitorias  no siempre vienen a resolver el problema que muchas veces es del campo de la educación, del compromiso social, del cuidado de los otros y de los intereses que van más allá del mercantilismo.

Insistir en el diálogo con las autoridades, en el cumplimiento de las responsabilidades propias de los cargos, en la construcción de redes entre los profesionales, en las acciones interinstitucionales y en la educación, son las herramientas con las que contamos para evitar estas situaciones.

Deja un Comentario