Tuvo lugar la última reunión de auditoría del año

Fue el viernes 14. Asistieron autoridades del colegio y el equipo de auditores de Córdoba capital y el interior de la provincia.

El principal eje de la agenda fue la propuesta de la mejora en los mecanismos para los tramites de autorización para el año 2019. En ese sentido se está trabajando en la posibilidad de implementar el uso de una aplicación telefónica para que los auditores puedan seguir el trámite en el momento de la auditoría.  Todas herramientas para mejorar el proceso en sí, buscando a su vez optimizar los tiempos y permitirle al auditor estar más tiempo en el laboratorio y poder así hacer recomendaciones a los bioquímicos, aconsejar y orientar en lo que necesite.

La agenda de la reunión también contempló las planillas que se llenan para la autorización. El área compartió con los auditores la intención de unificar los requerimientos del Colegio con los de Rugepresa para que el trámite sea uno solo. A saber, los datos que el bioquímico llene para la autorización del laboratorio serán los mismos que tenga que llenar para Rugepresa, de tal forma de no tener que hacer dos trámites diferentes. Esto demuestra que el Colegio tiene la voluntad de colaborar con todos los colegas que necesiten concretar el trámite, el armado de las carpetas, el remitirle a Rugepresa la documentación propia de cada bioquímico para que de esta manera sólo sea la tramitación personal que le restará de hacer (el pago de la tasa y la firma que tiene que hacer en forma personal en Rugepresa). El compromiso del colegio para el 2019 es facilitarle el trámite a los bioquímicos con Rugepresa.

Otro de los ejes tratado en la sesión es la necesidad que muchos bioquímicos tienen de regularizar el ejercicio profesional. Casos que los auditores toman nota de bioquímicos que están ejerciendo sin la autorización de sus laboratorios o laboratorios de procesamiento primario. La oportunidad de auditoría es también una oportunidad de charlar con el bioquímico y tomar nota de algunas situaciones que puedan estar ocurriendo en su zona, que luego resultará en procurar que aquellos bioquímicos que no están autorizados regularicen su situación y el conjunto de profesionales que sí hacen un esfuerzo por tener su laboratorio en regla, cumpliendo con la normativa, invirtiendo recursos, etc no sea perjudicado. En este sentido los colegas pueden inscribir un correo al colegio para identificar situaciones irregulares, aportando datos necesarios para identificar al establecimiento que no esté autorizado, aclarando la localidad y dirección para llevar a cabo una auditoría de oficio y tomar así acciones como resultado de ello.

La reunión fue muy positiva y sobre el final tuvo lugar un debate con dudas y recomendaciones que ayudan a pensar qué aspectos deben modificarse. Cabe mencionar que este es un proceso de mejora permanente y considerando el hecho de que el año que viene contaremos con un nuevo reglamento para laboratorios, los auditores son siempre una referencia para la redacción de esos textos.

Prensa CoBiCo.

Deja un Comentario