La responsabilidad social del bioquímico, eje del debate de las Cuartas jornadas del rol profesional

rolprofesional15

El sábado 5 de septiembre se desarrollaron en el marco del Tercer Congreso Bioquímico de Córdoba las Cuartas Jornadas de Debate del rol profesional.  En esta edición, el eje del análisis fue el rol social de los colegas.

Participaron de la mesa el Decano Prof. Dr. Gustavo Chiabrando (Facultad de Ciencias Químicas- UNC), el Decano Mag. Prof. Federico Giraudo (Facultad de Ciencias Químicas- UCC), la Bioq. Esp. Silvia Zamory (Presidente del Colegio de Bioquímicos de la Provincia de Córdoba), el Bioq. Carlos Navarro (titular de la Federación de Bioquímicos de Córdoba y de la Confederación Latinoamericana de Bioquímica Clínica) y la Bioq. Dora Isabel Videla (titular de la Asociación de Bioquímicos de Córdoba).

En el inicio, Chiabrando señaló que la misión y visión de la universidad es formar profesionales comprendiendo el entorno para plantear nuevos paradigmas. Dijo que en 1995 cuando se aprobó la ley de Educación Superior, el artículo 43 de esa norma buscó definir las actividades reservadas que daban el perfil profesional. Y, que más allá de las críticas que tuvo, esa ley intentó delinear que el bioquímico tiene responsabilidad social.

Señaló que más que un actor individual,  el bioquímico es un ser social y que es necesario adaptarse a los cambios de los sistemas sanitarios para lo que se requiere adecuar el proceso formativo de grado. Tema en el que la FCQUNC trabaja desde 2014.

A su turno, el Prof. Giraudo habló del rol y la responsabilidad social y de la necesidad de formar profesionales sensibles a la realidad. En ese sentido, indicó que la UCC estableció que los estudiantes participen de propuestas de proyección social dentro de la curricula de la carrera.  Estos proyectos, explicó, tienen objetivos académicos y comunitarios de aplicación en el medio.

Por su parte, el Dr. Navarro hizo un recorrido por la etapa pre analítica. En su exposición destacó que el trato digno y la comunicación personal del bioquímico con la persona es fundamental. Señaló los errores frecuentes que se cometen en ese momento del proceso y el modo de minimizar esas falencias.

La Dra. Zamory refirió al momento analítico. Antes, aclaró, que las “etapas” son útiles a la hora de la exposición pero que en rigor toda la tarea del bioquímico es un proceso. Definió a los colegas como científicos. En ese marco, indicó que “el bioquímico es el único profesional capacitado para medir, aplicando acciones que permitan evidenciar que la medición se realiza de manera confiable y satisfactoria”. Eso, destacó, implica estar comprometido con la sociedad.  Enfatizó la importancia de tener metas de calidad ya que la medicina basada en la evidencia se apoya en el 70 por ciento de los casos en los resultados del laboratorio.

La Dra. Videla desarrolló aspectos de la etapa pos analítica y fundamentó la necesidad de llegar con los resultados “en tiempo y forma”.  Coincidió en que la comunicación efectiva con la persona y el medio es de vital importancia. Además, describió las características que debe tener un informe, los posibles errores y efectuó sugerencias.

Al finalizar las exposiciones, tuvo lugar un interesante debate entre asistentes y disertantes sobre las implicancias y alcances del protagonismo social de los bioquímicos.

 

Deja un Comentario