Una pandemia que hizo visible la crisis en salud

Si bien tenemos la certeza que nuestro país a través de las decisiones oportunas de los Ministerios de salud, nacional y provinciales, ha reaccionado con rapidez ante este hecho inesperado que en pocos meses cambió nuestras vidas, es cierto también que, como en toda crisis, aparecen los aspectos débiles o irresueltos.

El término Covid-19 es tal vez lo que más repetimos en nuestras conversaciones, tanto profesionales como personales y hasta es probable que en soledad nuestros pensamientos estén orientados hacia este nuevo vocablo que hemos incorporado.

Quienes estamos en salud, y tal vez gran parte de nuestra vida se desarrolla dentro de un laboratorio en una institución de salud pública o de gestión privada, nos hemos preguntado si nuestro sistema de salud está en condiciones de contener una pandemia de tal magnitud como la que nos atraviesa.

¿Cómo debería ser un sistema que garantice el acceso a la salud para toda la población?

Nos preguntamos esto toda vez que en los medios de comunicación observamos absortos como en algunos países se desdibujan los límites entre lo público y lo privado y aún así las estructuras no logran contener la demanda. No podemos creer que sea verdad que tuvieron que ponerse en juego dilemas éticos para seleccionar pacientes que accedan al soporte de asistencia mecánica respiratoria.

Argentina está lejos de ese cuadro dramático, pero podemos ejercitar el análisis acerca de que sucedería si nos encontráramos en ese estado de progresión exponencial de la enfermedad.

Si algo sabemos de nuestra realidad es que el sector de atención privada, en particular clínicas y sanatorios, vienen atravesando una crisis de larga data. Llegando a cerrar establecimientos y dejando al interior de la provincia en particular con una cobertura débil.

Va aquí el análisis que debemos hacer hacia el futuro.

¿Cómo se articula de manera eficiente el sector público con el privado? ¿Cómo se logra financiar la salud de gestión privada sin desfinanciar otros sectores? ¿Qué significa “ganancia” en la prestación de salud? ¿Es un concepto similar a la ganancia de los sectores productivos? ¿Cuánto vale nuestro trabajo? ¿Quién lo mide?

No tenemos las respuestas pero nuestro pensamiento se orienta en la obligación de obtenerlas. La salud es un concepto único, no puede haber diferencias en la calidad de la prestación, porque es un derecho y no hay ciudadanos de primera y de segunda en esto.

Los sectores deben articular entre sí para alcanzar eficiencia, la mejor prestación con el adecuado gasto o inversión. La seguridad social debe tener este principio como norte. El sector público no puede subsidiar a la seguridad social porque entonces los recursos están en el lugar equivocado.

Los profesionales tampoco somos de primera y de segunda. Todos tenemos el derecho de cobrar nuestra tarea en forma igualitaria y acorde a la prestación que brindamos. ¿Porqué quienes financian la salud asumen que podemos esperar meses para cobrar? Justamente en una actividad que demanda la compra de insumos con gastos fijos elevadísimos porque nuestra tarea requiere tecnología que en sí misma genera gastos de mantenimiento impostergables.

Podemos seguir este análisis abordando otras variables, pero lo que sin duda constituye una certeza es que después de esta experiencia los sistemas se verán en la obligación de re-configurarse. Por un lado para asegurar el derecho igualitario a la salud, por otro para revalorizar a los profesionales de la salud muchas veces postergados ante la obligación ética inalienable de atender aún en condiciones sean inadecuadas y soportando dilaciones en los pagos por tareas que ya se realizaron.

Un sistema de salud de calidad, eficiente, eficaz, con acceso garantizado en sistemas que funcionen integrados y profesionales trabajando en condiciones de crecimiento y expansión científica será el norte que debemos alcanzar, no sólo porque a partir de ahora sabemos que una pandemia puede ocurrir de manera inesperada, sino porque una comunidad que está sana y cuidada es una comunidad que puede avanzar en otros aspectos esenciales de la vida.

Consejo Directivo

Deja un Comentario